sábado, 9 de agosto de 2008

Clínica de apoyo al escritor trabado (1)

Recibimos el siguiente mensaje:
Lic. Johan Bombay:
Soy (o intento ser) un escritor. Estoy frustrado porque hace tiempo intento finalizar algunos relatos y sólo queda en mí un sabor amargo de inconformidad. He estado escribiendo pero ninguna palabra representa dignamente las ideas que acometen mi cabeza. Puedo especificar algunas de mis fallas para facilitarte la ayuda y los consejos:
1- Finales truncos, no resuelven correctamente.
2- Brevedad cuantitativa.
3- Complejidad extrema en algunos enunciados.
4- Demasiada síntesis, poco desarrollo, desenlace inmediato.
Espero me pueda asistir...
Cariñosamente
Archiduque de Applecore
* * *
Estimado Archiduque de Applecore:

Por supuesto que te quiero agradecer el hecho de que escribas buscando consejos a esta página, así como te quiero felicitar por escribirme, porque por lo visto sos un muchacho/escritor con ansias de llegar a cosas tremendas.
Leí con interés sumo tus inquietudes. Después las leí de vuelta...
Lo que manifestás de tus preocupaciones acerca de no poder conseguir ciertos detalles en tus narraciones no es para preocuparte tanto, es normaaaaaaal, diría yo, porque esas cosas un día se terminan, por una cosa u otra, pero se terminan. Bueno, sigo... A ver...
Te cito: "He estado escribiendo pero ninguna palabra representa dignamente las ideas que acometen mi cabeza."... Ahora, digo yo, ¿y qué tal si las representa "indignamente"? En una de esas nos sale por ahí un Henry Miller, qué sé yo, algún tipo así de retorcido.
Continúo comentando el punteo de lo que considerás "fallas":

1- Finales truncos, no resuelven correctamente. (No te precupés, m'hijo, los finales son lo de menos, como en el tango, ¿viste?... Dos notas y a otra cuestión... Bueno, en literatura es similar, hay finales buenos, no te voy a decir que no, pero por lo general los lectores no leen libros por el final que tengan, sino por el comienzo, así que dale para adelante...)
2- Brevedad cuantitativa. (¿Eso qué quiere decir? ¿Qué escribís poco? ¿Qué falta desarrollo? ¡¡Es normaaaaaaaaal!!... A mí me pasó mucho en una época. Seguramente querés escribir relatos largos tipo Hemingway o directamente novelas; y bueno, listo, para eso lo que se precisa es el ripio. O sea, en criollo viejo: el relleno, mi negro, el cascoterío más o menos fino que tiene que haber en toda historia. Para eso te recomiendo que te hagas instalar frente a la ventana de donde escribís una volqueta con desperdicios de alguna construcción. Es muy útil. Si estás trabado te levantás, salís y mirás todo el cascotaje distinto. Es interesante. Ahí nomás te imaginás cosas distintas que entren en la volqueta de tu imaginación.)
3- Complejidad extrema en algunos enunciados. (Seguramente eso sea, cuando no un gongorismo mal curado, una influencia desmedida del ciego Borges... Vas a tener que darle al contrapeso, viejo, y para empezar te recomiendo "La bruja de Portobello" de Paulo Coelho. La verdad que la prefiero de entre todas sus novelas porque hay algo que la hace distinta, que es la teta que hay en la tapa.)
4- Demasiada síntesis, poco desarrollo, desenlace inmediato. (Te podría decir que releyeras mi consejo para la preocupación 2, pero sería poco ético de mi parte, como no querer aplicar todo el tiempo posible en tu ayuda. Así que yo te digo esto... Pensá, pensá, Duque de Applecore, que un cuento, un relato, lo que quieras, es un repollo arriba de una mesa, y que vos agarrás y vas desgajando el repollo. Un cuento sintético es un repollo cerrado, sin pelar.
Gracias por tu consulta. Espero tus resultados.
Lic. Johan Bombay

8 comentarios:

fernanda dijo...

¡El Licenciado es un genio!

Me encantó la imagen del repollo. El miedo a deshojarlo, no estará relacionado con los traumas que nos inculcan en la niñez? Digo, eso de que adentro del repollo hay un niño. No vaya a ser...

¡Esta clínica va a hacer historia! :)))

Archiduque de Applecore dijo...

Gracias Licenciado...

Seguí su consejo. Ahora estoy en cama con una pata en alto y enyesada porque estuve trabado literariamente.
Paso a explicar:
Al costado izquierdo de mi casa hay una depresión en el terreno y con la excusa de rellenarla llamé a unos tipos para que echaran tierra, pedregullo y material, y así poder inspirarme mirando lo que podría asemejarse a los desperdicios de la volqueta que ud. me recomendó mirar.
La cuestión es que fui a buscar inspiración y un tractor soltó una gran roca que golpeó mi rodilla y me la dobló hacia adentro. En el hospital me dieron 1 mes de descanso y por fin tengo tiempo para escribir; y por supuesto, inspiración.
Siempre agradecido
A.A

Lic. Johan Bombay dijo...

¡¡¡Milagro!!! ¡¡¡Milagro!!!
Cuando se quiere, se puede, mi negro...
Tuyo..., el lic.

Anónimo dijo...

Estimado Licenciado: ¿qué consejo le daría usted al autor de los trabajos del amor?
Saludos
Amoroso de Laferrere

Lic. Johan Bombay dijo...

Estimado Amoroso:

Bueno, me pone en un aprieto, sin duda, amigo... Pero diría dos cosas:
1- Algunos milagros no, no existen.
2- Como decíamos en el barrio: seguí participando, pibe, seguí participaaaaandooo...
Gracias... Espero sus dudas propias
Suyo, el Lic.

Anónimo dijo...

stringneMI ANECDOTARIO CON JOHAN (basado en un hecho real y ya escrito)
Recuerdo que fui invitado una vez al lanzamiento del ultimo libro del Lic. Johan Bombay. Digan lo que digan los eternos contras es un gran escritor, y aquel libro al cual tuve la suerte de ser invitado a la cena de presentacion fue todo un exito. La novela era "La gotera de mi baño formara océanos", un exito de ventas foribundo. Se cree que se necesitan unos 5 años de goteras para formar un pequeño lago, el mismo tiempo que le llevo a Johan escribir las dosmil setecientas treinta y ocho paginas que tiene la obra.
A aquella cena asistieron setenta personas, entre ellas dos escritores, Johan y yo. En la cena me dedique a amortizar los 300 pesos del ticket (calculando lo que comi y bebi, tuve que robarme dos ceniceros, un salero y tres cuchillos para saldar el monto) y a charlar con una joven muy "agraciada". En un rato se embriago y me confundio con otro escritor (Las siglas son R.B.) No quise corregirle la confusion, lo que me permitio conocer algunas intimidades del mismo.
Cuando llegaron los postres, le dije a la joven: -"ahora viene un discurso alcahueteril, una hora de sanata..."
Para mi pesar, el muy maldito del editor del libro se levantto y dijo: -"ahora el conocido escritor Zaid el Magnifico nos dirijira unas palabras en homenaje a Johan Bombay".
Al principio no reaccione, pero el editor me señalo rapidamente con el dedo (que es un gesto incorrecto) y se esfumo la esperanza que otro, por ambicion o confusion, se levantase.
Me levante, abri la boca y dije...
"nos hemos reunido hoy para celebrar y homenajear a Johan, el autor de uno de los libros que mas...
¿Que podia decir? pense en lo voluminoso de la obra y estuve por decir "que mas pesan", pero no...
Que mas, que mas....
¿que mas agua juntan? mmmmh, no no, no servia...
-"uno de los libros que mas, que mas...
Johan me miraba sonriendo en la otra punta de la mesa, y junto a el un señor me observaba con la boca abierta de par en par. Alli vi, un enorme agujero negro...
y me atrapo... Un deseo irresistible de lanzarme hacia aquel agujero negro me estremecio de pies a cabeza...
-"uno de los libros que mas, que mas...
¡La atraccion del abismo! El agujero negro crecia y me atraia cual miel al oso. Uno de los camareros, cansado de esperar, destapo una botella de champaña. Esa explosion y ebullicion fue como el disparo inicial de una carrera de 100 metros. La boca ejercia ya una influencia himnotica e irresistible...
-"que mas, que mas..."
y finalemnte sucumbi, la boca negra me pudo, di un salto y me lanze al abismo...

Pero no termino alli, la vida siempre continua. Tuve que amortizar la dentadura del señor aquel (7000 pesos) y johan mantiene aun un recuerdo amargo de mi...
y bue, la proxima no me pediran unas palabras de agasajo.

katu dijo...

Y que nos puede decir sobre la poesía Licenciado?
Por que creo que entendí los consejos pero no se me ocurre cómo aplicarlos a la poesía si es que se puede o que nos podría decir al respecto si tenemos una maraña de cosas que no sabemos en que género ubicarlas ni sabemos si son suficientes o apropiadas para animarnos a publicar o enseñárselas a alguien??
Fue muy largo el párrafo???
jaja
Espero su respuesta con ansias.
Saludos
Katu

katu dijo...

Y que nos puede decir sobre la poesía Licenciado?
Por que creo que entendí los consejos pero no se me ocurre cómo aplicarlos a la poesía si es que se puede o que nos podría decir al respecto si tenemos una maraña de cosas que no sabemos en que género ubicarlas ni sabemos si son suficientes o apropiadas para animarnos a publicar o enseñárselas a alguien??
Fue muy largo el párrafo???
jaja
Espero su respuesta con ansias.
Saludos
Katu