domingo, 1 de febrero de 2009

Verano XIII (el techo de los Beatles)

Siempre me acuerdo de esa afirmación de John Lennon ante Jan Wenner, para la revista Rolling Stone, a comienzos de los años '70. Lennon decía algo así como que lo mejor de los Beatles nunca había sido grabado, nunca había sido atrapado en un disco. Esa idea, a la que bien se le puede atribuir algo de obvio resentimiento, probablemente encierre algo más. Cosas como el mito de que de adolescentes, antes de que saliera "Please please me", John y Paul habrían compuesto más de mil canciones... Está bien... Pero el discurso de Lennon giraba en esa entrevista entre la bipolaridad "sincero" - "no sincero"... Yo creo que el ex-beatle trataba de hablar de algo como lo fermentales que eran sus sesiones, antes de cualquier retoque o arreglo. Creo que Lennon trataba de hacer entender que el verdadero fenómeno creativo de los Beatles (¿como con todo artista?) estaba en el material bruto, aquello que era inaccesible para los que se aplicaban a oír a la banda desde el mito que brindaba la industria musical, o para los que la oían, así sin más. Por ahí pasa lo de entender qué quería decir Lennon en esa entrevista cuando sostenía que al final lo que él deseaba era bajarles los pantalones a los cuatro beatles.O: ¿cómo hacían para seguir siendo fieles a sí mismos y no ceder ante una imagen fosilizada? Lo novedoso del proyecto de las sesiones de "Let it be", prescindiendo de George Martin como productor y de cualquier efecto de sonido que arrastraran de la psicodelia, dándole forma a canciones casi en una toma sola, fue eso mismo, una búsqueda de sus raíces musicales. Me quedo con lo de lo fermental y recuerdo una declaración de Billy Preston (a quien los Beatles habían invitado para acompañar a la banda con el fin de que... No, no, no... Nunca dejo de asombrarme... ¡¡Ese tipo fue un elegido!!) en la que refería que el momento cumbre de su carrera habían sido todas aquellas horas pasadas en los ensayos de las sesiones de "Let it be".
Ayer se cumplieron cuarenta años del último día en el que los Beatles se presentaron en público, justamente en el centro de Londres, en un concierto improvisado sobre el techo de su casa de negocios, la Apple. Ese es el final también de la película "Let it be", y para muchos seguidores de la banda la misma resulta un poco amarga. A mí en cambio me parece un documento increíble acerca del proceso creativo. Hasta me causa euforia. En mi casa tengo una copia de la película y cada tanto la coloco en el DVD y la dejo correr mientras me dedico a la vida doméstica y pedestre. "Let it be" es una película de una fuerza abrumadora. Muestra cómo una banda, "la banda" arquetípica, se desmorona, es cierto (para eso está, como sola muestra, la discusión agria entre Paul y George por unas líneas de guitarra en "I've got a feeling"), pero muestra asimismo que ese grupo de personas no puede parar de componer y de, por si fuera poco, sentirse unidos y felices aunque más no sea en el plano musical, en una cápsula de tres minutos de duración que los separa del bien y del mal. Quizás por eso a John y a Paul se los ve tan contentos entre sí.
Una cosa que siempre me llamó la atención es la aparición de los policías. Los Beatles, esos que le hicieron ganar tanto en impuestos y exportaciones al Reino Unido, son silenciados por la fuerza del orden lo mismo que cualquier grupo de escandalosos. Ahí hay algo. Donde uno hubiera esperado la permisividad, la excepción que confirmaba la regla de la flema inglesa, llega nomás el golpe de gracia del orden superior. De hecho, una de las fantasías de Lennon antes del concierto era la posibilidad de que los llevaran detenidos... Así que al fin y al cabo, los Beatles apagan sus equipos y son conminados a descender del escenario, como si los bajaran de un retablo de mala muerte en Hamburgo o como si los hubieran obligado a hacer silencio en la adolescencia de Liverpool. Es ese tipo raro de pasión que te despierta que los demás no puedan soportar ciertas cosas tuyas, y que por eso mismo, esas cosas, se te pegan y te definen.

(Y los Beatles siempre nos redimen)

14 comentarios:

pitufo dijo...

que hijos de puta no??? el mejor concierto de la historia..........

Archiduque de Applecore dijo...

Ok. I saw it in your home... ¿Remember?

Telemías dijo...

Hace poco vi Imagine otra vez. Me gusta parte de la música que hizo Lennon a principios de los 70. Me pasa lo mismo con Mc Cartney, pero reconozco, y me duele, que solos eran del montón, un montón muy selecto, sí, es cierto (con Hendrix, Joplin, Morrison, el mismo Dylan, Mercury) pero no despegados. Juntos, ese Lennon-McCartney mítico, ese tipo sí que no tiene rival. Son uno.
Muy lindo post, D.

Hebert Zarrizuela dijo...

Precioso post, Damián. Yo también vi esa película en tu casa... Esas cosas que no se olvidan: la versión de "I've got a feeling" en el estudio.

Cristian dijo...

Hola Damián,

Buen post!

Por allá en diciembre escribí algo sobre Lennon y el video que adjunté habla un poco de ese material bruto que pocos conocían.

¿Y si los policias eran parte de la película?

Abrazo

Damián González Bertolino dijo...

Una vez más, gracias a todos por sus comentarios...
Volví a ver de comienzo a fin toda la parte del toque en el techo y me ericé, sobre todo en ese momento en que Paul canta en "I've got a feeling": "All these years I've been wandering around,
Wondering how come nobody told me
All that I was looking for was somebody
Who looked like you."
[Señora, señor, con sólo cuatro acordes (Mi - Sol7 - Re7 - La7, creo...) usted puede hacer esta parte y gritar la letra todo lo que quiera, no importa cómo...]
Hebert, Fabián: ¿Alguien más que lo haya visto en mi casa? Ojalá la Apple me pase regalías así me compro una pedalera.
Cristian: Claro, lo leí. Tu texto fue a propósito de la fecha en la que se recordaba el asesinato de Lennon.
En cuanto a lo que dice Pedro, yo en realidad tengo una idea medio loca de hace un tiempo. La idea dice lo siguiente, que a los Beatles, después de "Let it be" o "Abbey Road", les quedaban por lo menos dos grandes discos. Si uno se fija, los dos primeros discos de Lennon son excelentes ("Plastic Ono Band", "Imagine"). Lo mismo los dos primeros de Paul ("McCartney" y "Ram") y de George ("All things must pass" y "Living in the material world"). (Incluso el primer disco de Ringo, "Beaucoups of blues", me parece muy bueno... [A mí me parece que Ringo tendría que haberse quedado en esa cosa medio country o en esa onda crooner tipo "Good night", del Álbum blanco, porque eso le salía muy bien]). Luego de eso Lennon se sumergió en el lost weekend y ya no fue lo mismo, y en los casos de Paul y de George, creo que tomaron demasiado del entorno. Y con eso de "tomaron demasiado del entorno" quiero ir a mi idea de que los Beatles habrían tenido un par de discos excelentes y después habrían aflojado algo. Los Beatles eran artistas sumamente refractarios de su época, y los '60 fue una década, en lo musical, absolutamente fermental. Lo que yo noto en la música de los '70 y sobre todo en la de los '80, es cierta relajación de las formas, como ocurrió, si vale la comparación, con las vanguardias cuando entraron en crisis. Los Beatles fueron la vanguardia del pop, luego creo que el pop se fosilizó un poco. No tengo duda de que los Beatles habrían tomado mucho de su entorno y habrían quedado atrapados en él. Por otra parte, como sabemos, hubo que esperar hasta los '90 para saber que los tipos como músicos, juntos, son insuperables, por esto: "Real love" y "Free as a bird".
Ese es el final de mi idea medio loca.
PD: Ah! por las dudas... Hay otros discos de Paul y George que son grandiosos, con posteridad... El póstumo "Brainwashed", de George, y, para citar uno "Chaos and creation in the backyard", de Paul.
Abrazos.

Cristian dijo...

Damián,

De acuerdo con los discos que mencionas luego de la ruptura. En Let it be estaban en pleno momento creativo.

Creo que Paul tuvo dos momentos importantes (quizás esté en un tercero). La etapa inicial de Wings (Band on the run), y desde Flowers in the dirt hasta off the ground (1989-1994). Justamente las dos etapas en las que contó con una banda fija.

Abrazo

Damián González Bertolino dijo...

Sí, es cierto, quedaba decir eso de Paul. ME gustan varias cosas del "Band on the run" y algunas pocas ya del "Wild life"... Estamos ya en el plano de los gustos, en realidad. Ahora, no sé por qué, pero me matan, me apasionan los discos en los que Paul toca todos los instrumentos. Tienen una textura diferente. ¿Viste el concierto que dio en el estudio de Abbey Road creo que en 2005: "Chaos and creation at Abbey Road". Una cosa por lo menos uno vuelve a sacar en claro de ese concierto: la capacidad, la formación de Paul como músico.
Un abrazo y adelante con esta madrugada de insomnio.

Cristian dijo...

Damián,

No me odies si te digo que fui a ver el concierto de la gira de Chaos and... en NY. Te mando una foto si querés.

Damián González Bertolino dijo...

Ma, no, qué te voy a odiar... Ya vas a ver llegar por la ventana un auto de vidrios polarizado del que van a bajar un par de tipos que te van a convidar a pasar al baúl. Ja.
Dale, venga esa imagen.

Damián González Bertolino dijo...

Bueno, leyendo por ahí me enteré de una cosa. Mientras el ingeniero de sonido cambiaba las cintas los Beatles tocaron otras cosas, de ahí que el concierto durara 42 minutos cuando en realidad en la película dura menos tiempo. Pues bien, una de las cosas que tocaron fue el himno, "God save the queen". Creo que eso completa lo de la pataleta de las autoridades. Los Beatles tocaron de pesados, tocaron "God save the queen" y varias versiones de un mismo tema, parecía un ensayo, una imposición (como dice un veterano al que entrevistan en la calle en la película)... Por eso John y Paul disfrutan tanto con el concierto, saben bien que están yendo contra algo...

Telemías dijo...

No conozco tanto la discografía de los beatles después de los beatles, pero me atrevo a acordar, entonces, con la idea de DGB de esos dos buenos discos que podrían haber sido.
Saludos

Anónimo dijo...

Bueno...

Acuerdo:
Concuerdo en que tenian dos o tres discos mas que hubiesen sido de excelencia. Solo con repasar las canciones de sus primeros discos solistas salta a la vista. El dato es que gran parte de esas canciones fueron compuestas entre 1967 y 1970. Es decir, muchas fueron "sobras" de su etapa Beatle.
Desacuerdo:
He visto y escuchado Let it be, me agrada, pero hay un poco de sabor a bosta en todo eso. Creo que la camarita tuvo mucho que ver. En sus ultimos discos (Abbey Road es una excepcion en cierto sentido) ellos descartaron monton de composiciones excelentes (que luego reutilizarian) y dejaron algunos temas mediocres, o no tan fabulosos. Solo pensar que en el album blanco no incorporaron canciones como Jealous guy, Look at me, the back sit of my car o not guilty, y dejaron el bodrio pseudo vanguardista de Revolution N9 me enerva. En las sesiones de Let it be tocaron versiones de I found out, Gimme some truth de Lennon, Every night o Junk de McCartney, Beware of darkness o Let it down de Harrison, y quedaron en eso, en versiones, porque la idea era "volver a los origenes". Me hubiese gustado escuchar eso. Pero no, ese ambiente a "solo tocamos lo que nos gusta a todos" derivo en demasiada vueltita clasica de rock (1ª, 4ª y 5ª), demasiado "dig it" que me aburre. Ademas solo 13 canciones, y zaparon para hacer un disco doble por ejemplo. No celebro Let it be, tiene su lugar, pero hay cosas que no lo hacen un Abbey Road (el cual tiene una pequeñisima cosa que no me agrada).
No fue un toque "irreverente", por lo menos para mi.

Perdon por lo largo y divagante

Saludos

Zaid

Damián González Bertolino dijo...

Ya que estamos con el tema de Los Beatles en la vuelta, recomiendo la lectura de este post: http://ilgarash.blogspot.com/2009/02/el-humor-de-los-beatles.html