jueves, 15 de enero de 2009

Verano XI (decimonónico total)

a) Extraño el siglo XIX. Es más, creo que el siglo XIX terminó demasiado pronto.
b) Tengo ganas de volver a leer a Julio Verne.
c) Leí en internet que el gobierno de Australia hizo un llamamiento para ofrecer un trabajo por el que pagará 100.000 dólares en seis meses. El postulante sólo tiene que saber nadar y bucear, porque el trabajo consiste en pasar todo ese tiempo en la isla Hamilton. El elegido deberá además dar cuenta semanalmente mediante un blog, u otro espacio similar, de lo que vive día a día. O sea, además debe saber escribir bien y hacer buenos encuadres con la cámara digital, porque la secretaría de turismo de Australia (o un entidad por el estilo) está bastante preocupada por la caída del turismo en esa zona y por lo tanto ha decidido lanzar esta propuesta. Esto me hace acordar a esos otros trabajos que hay por el mundo, en los que te pagan una fortuna, pero que tienen como contrapartida el riesgo de muerte o de locura. Una vez, un cantinero de un liceo me mostró un anuncio en un diario. Se necesitaban hombres mayores de 20 años para trabajar en plataformas petroleras en medio del mar. "Pero hay que aguantar, pibe", me decía el tipo. Pagaban mucho, realmente mucho por día, pero no era cuestión de pasar una semanita a lo avivado. Te dejaban ahí entre todos esos fierros asediados por las mareas y aguantate hasta que se te termine el contrato. Creo que fue Paul Auster el escritor que trabajó en algo por el estilo. Así que apenas uno lo piensa comienzan a vérselas las contras a toda la cuestión: la soledad (si llegado un momento uno no la resiste), la lejanía, la desolación y (que me perdonen acá) los compañeros que empiezan a ponerse mimosos. Tengo algunos conocidos que han estado en la cárcel varias veces y que de seguro me dirán: "¿Y eso qué? Por lo menos sabés que ahí te están pagando..."
d) Una vez escribí para una nota algo así como que la saturación de información, hoy en día, o la posibilidad de llegar a saber sobre cualquier cosa tan alejada (internet) hacía que el mundo se hiciera pequeño. No es la gran revelación. Todo el mundo lo dice. Pero en esa nota yo hablaba de eso en relación con el mundo que uno percibe en las novela de Julio Verne o de Emilio Salgari, en algunos relatos de Stevenson, también, y, posteriormente, en Somerset Maugham. El mundo era prácticamente inconmensurable porque aquello que daba la sensación de cercanía entre un punto y otro, y que es una noticia o una carta, era algo que demoraba o era incompleto o pasible de deteriorarse. Sin embargo, ahora me pongo a pensar en si no volverá a pasar lo de antes, que el mundo se agigante una vez más, que el hecho de disponer de cualquier tipo de información en el instante se transforme en una especie de sensación vacía, en un pasaje del "es-como-estar-ahí-mismo" a otra cosa. Por supuesto, el mundo está allí afuera, y con sólo salir se ve lo grande que es.
Esto me lleva también a pensar una y otra vez en una de mis grandes aficiones: viajar. Una afición que por otra parte siempre se vio frustrada. Los lugares más lejanos que he visitado son Salto y Chuy. Creo que por eso me emocionan tanto aquellas novelas del siglo XIX.
e) Pero sí que hay gente que viaja a la vieja usanza. Gente solitaria en un velero. Ayer estábamos en la playa, luego de muchísimo tiempo sin reunirnos, Valentín, Felipe, Rodrigo y yo (más tarde llegaron V y Franco). Felipe contó sobre un conocido de él que se dedica solamente a navegar en solitario. Un día el tipo le dijo a su familia que se iba por ahí, por el mundo en su velero. Atravesó huracanes, fue asediado por piratas, y sólo le da noticias de cómo está a su familia cuando toca puerto de vez en cuando... ¿Piratas? ¡Sí! Yo ya había oído algo sobre los piratas somalíes hace unos meses, pero ahí Valentín empezó a hablar de las "ratas de agua" brasileras, unos piratas que se apostan en el Amazonas esperando a aquellos que remontan el delta. Así murió Peter Blake, dice Valentín. No Peter Blake el que andaba con los Beatles, sino aquel que ganó la regata Whitbread cuando nosotros éramos chicos, cuando la Whitbread pasaba por Punta del Este, el único lugar de la regata donde las embarcaciones tocaban puerto dos veces. Me acuerdo de eso, fue en el '91. Las maestras andaban como locas y nos regalaron a todos unas revistas en inglés que explicaban la historia de la regata y presentaban a cada uno de los equipos. Después creo que trajeron bombones, o que en el turno de la mañana varios de los navegantes habían pasado a dar una charla con un intérprete y luego regalaron bombones, o que eso había sido sucedido en otra escuela, o en esa y además otra, y otra... No me acuerdo bien. Bueno, Peter Blake navegaba hacia Manaos, o por ahí, y fue interceptado por las ratas de agua, que andaban en motos acuáticas. Blake se resistió y fue acuchillado en el vientre. Murió unas horas después en un hospital de Belem.

10 comentarios:

Telemías dijo...

Excelente post. Me encantó. Uno de los albañiles que trabajó en la cooperativa nuestra había pasado dos años en una plataforma de en los mares nórdicos. Era cocinero. Por los cuentos no necesitaban de "amigos mimosos" porque tenían un sistema de prostitución en las ciudades costeras y a ellos los llevaban cada veinte días. Y a vaces iban ellas. Vino con mucha plata pero se la gastó.
Por lo demás, comparto todo aquello del siglo XIX.
Saludos

Archiduque de Applecore dijo...

Tanto vos como Telemías escribieron, de cierto modo, de temas similares. Añoranzas del pasado, borrachos mujeriegos y "ratas de agua" brasileras. Ojalá el mundo vuelva a ser enorme, casi infinito, y vuelva aesconder todos esos secretos que hoy en día murieron...
Espero que te siga yendo bien en la mudanza.
Abrazo!!!
A.A

liber dijo...

damián:estuve una semana en el campo, en las serranías,con los hombres y mujeres que tanto atraían al gran morosoli,el minuano.en esos lugares aún podemos encontrar la tan necesaria pero no simple simplicidad de los hombres.en una rueda de mate afloran los más variados cuentos, las narraciones que el más pintado de los narradores quisiera escribir.líber mendizábal

Damián González Bertolino dijo...

Pedro, Fabián, Líber:
Muchísimas gracias por pasar y dejar sus comentarios.
Pedro: Escribite algo sobre ese tipo. Lo pago contado.
Fabián: Gracias por los buenos augurios para la mudanza, pero esto ya me parece kafkiano o, mejor aún, me hace acordar a un cuento de Leon Bloy: "Los cautivos de Londjumeau" (creo que se escribe así).
Líber: Cuánta razón tenés para mí... Realmente envidio esa estadía. De sólo leer lo que pusiste me imaginé un cielo de noche en esa parte de las sierras, escuchando los ruidos de los bichos y sintiendo los olores que la noche trae al refrescar los campos. Hay algo nuestro en esas historias, no me lo saco de la cabeza.
Un abrazo grande.

Ignacio dijo...

Algunos de nosotros renunciamos a la velocidad del petróleo. Había uno del Chuy apodado "el Oso" que trabajó en uno de esos arenqueros noruegos. Oleaje alto, congelación, grandes jaulas, cámaras de frío en la que sólo se puede estar unos minutos.

fernanda dijo...

En la isla no me da tanto miedo enloquecerme como los tsunamis ;)
Las islas me dan mucha claustrofobia. Cuando el mar se enfurece, no tenés para dónde salir disparado...

f

Anónimo dijo...

buen blog, lo que no comparto es ese guto por Bob Dylan... es detestable: mal musico, mal cantante, sus letras...pfff. y sus seguidores le quieren dar el nobel...
https://www.blogger.com/comment.g?blogID=822314665366306891&postID=1296730904228619732&page=1

Die

Damián González Bertolino dijo...

Hola, Die:

Bienvenido y muchas gracias por dejar un comentario.
En cuanto a Dylan, no puedo sino estar de acuerdo contigo: es adorable, un buen músico, un buen cantante, sus letras ¡wow! y sus seguidores le quieren dar el Nobel.
Un abrazo grande.

liber dijo...

"el hombre empieza cuando comienza en él a crecer la soledad.el sueño, el ensueño, la interpretación de la vida- la angustiosa razón de la vida- la jubilosa justificación de su vida,la intiución que crece en su interior como una planta en la zona abismal..." morosoli.abrazo

Anónimo dijo...

DYLAN????

NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Saludos
ZAID